El perfume más icónico de la historia y el color preferido de Gabrielle Chanel se juntan en una edición limitada. En exclusiva y por primera vez desde su creación, el Nº 5 se viste de rojo.